¿Quiénes Somos?

Williner es una empresa láctea con sede en la ciudad de Rafaela, provincia de Santa Fe, que posee cuatro plantas fabriles ubicadas en el corazón de la cuenca lechera argentina. Procesa 560 millones de litros de leche al año que se transforman en una completa línea de productos comercializados bajo la marca iLoLay.

Los distintos procesos industriales cuentan con certificaciones ISO 9001 y HACCP.

La empresa participa en mercados internacionales, llegando a más de 30 países diferentes, además de brindar cobertura nacional mediante sus 9 centros de distribución y una importante red de distribuidores y representantes.

Fundada en 1928 por Alfredo Williner, la empresa participa en mercados internacionales, llegando a más de 30 países diferentes, además de brindar cobertura nacional mediante sus 9 centros de distribución y una importante red de distribuidores y representantes. Esta empresa líder, cuya facturación anual supera los 400 millones de dólares, ocupa un lugar preponderante en el país como fuente productiva y de trabajo y sus productos son sinónimo de calidad total argentina.

Sucesores de Alfredo Williner S.A. es una empresa láctea con sede en la ciudad de Rafaela que ocupa un lugar preponderante en la región y en el país como fuente productiva y de trabajo. La región en la cual se desarrolló se basa económica y socialmente en el asentamiento de corrientes inmigratorias europeas que llegaron a fines de 1.800 y principios del 1.900 y que se establecieron colonizando la zona con profundos ideales de sacrificio, trabajo, principios de honestidad y de participación comunitaria.

José María Williner fue uno de estos pioneros, tenaz y amante del progreso, quien llegó a la Argentina desde su Suiza natal a fines del siglo XIX. Tras años de trabajo, logró ser propietario de varios tambos y luchó en pos de un sueño: elaborar los mejores lácteos del país. Su anhelo cobró forma con su hijo, Alfredo, un visionario quien en 1928 sentó las bases industriales de la empresa y comenzó a procesar la leche de sus tambos en una modesta fábrica de la localidad de Bella Italia, en la provincia de Santa Fe.

Hoy, esta empresa de familia posee cuatro plantas fabriles en las que se procesan 560 millones de litros de leche que se transforman en una completa línea de productos comercializados con las marcas ilolay, quesos ilolay, e ilolay kids. Williner siempre se identificó por un fuerte compromiso con la calidad. Mediante la aplicación de estrictas normas internacionales y el cumplimiento de las Buenas Prácticas de Fabricación se convirtió en la primera industria láctea del país en ofrecer productos con calidad total garantizada desde el tambo hasta la góndola.

Respetando los más cuidadosos métodos tradicionales, incorporando siempre la última tecnología y aprovechando las virtudes naturales de esta tierra, Williner ha cimentado una industria láctea con productos de inigualable sabor y calidad que hoy se exportan al mundo. Los distintos procesos industriales cuentan con certificaciones ISO 9001 y HACCP. 
El gran diferencial de Williner para lograr la máxima calidad en los procesos son sus Recursos Humanos. El trato afable y familiar de la empresa con toda su gente, la constante motivación e integración da por resultado un ambiente cálido que potencia la productividad y eficiencia.

Desde siempre, la empresa ha sabido conjugar distancia, trabajo, eficiencia y servicio. De esta manera, garantiza la cobertura de todo el territorio nacional mediante sus 9 centros de distribución y una red de más de 50 distribuidores y representantes ubicados estratégicamente. Gracias a la calidad y aceptación mundial de sus productos, Williner también participa en mercados internacionales. Atiende a sus clientes a través de su Departamento de Comercio Exterior, llegando a más de 30 países diferentes. Su facturación anual supera los 400 millones de dólares. El respeto hacia los principios y valores de los pioneros, el esfuerzo por mantener una fuente de trabajo estable, el compromiso con la calidad total y el cuidado del medio ambiente sumados al constante apoyo a la comunidad hicieron de esta empresa argentina un indiscutible pilar del desarrollo de la economía regional, con una activa presencia en el escenario lácteo nacional y un creciente protagonismo en el plano internacional.

Día tras día, esta empresa sólida y pujante se mantiene fiel a la filosofía y vocación de una gran familia que plasmó en tierra argentina el sueño de un pionero suizo.

Ver más